miércoles, 1 de julio de 2015

DIABETES FELINA



La diabetes mellitus es una enfermedad habitual en gatos que se produce por elevación en los niveles de glucosa en sangre. 

En los últimos años ha aumentado mucho su incidencia, probablemente por el gran número de gatos con sobrepeso. Se estima que afecta a un gato de cada 200 aproximadamente. Es más frecuente en animales de más de 7 años, machos, obesos y con inactividad física.

 
Los síntomas consisten en polidipsia (sed excesiva), polifagia (hambre excesiva) y poliuria (eliminación excesiva de orina). Es frecuente que el animal pierda peso después de un tiempo de evolución, pero inicialmente lo habitual es que el gato tenga sobrepeso u obesidad. Aunque existen varios tipos de diabetes, la mayoría de los gatos afectados padecen diabetes tipo II que se debe a la deficiencia de secreción de insulina por las células del páncreas combinada con insulinorresistencia, lo cual provoca elevación en los niveles de glucosa en sangre en ayunas y más notable después de la ingestión de alimentos. 

La diabetes tipo II felina es muy similar a la diabetes tipo II humana y produce las mismas complicaciones, frecuentemente se observa neuropatía diabética que afecta a las extremidades posteriores y se manifiesta por dificultad para saltar o caminar, la retinopatia diabética es causa de ceguera, en caso de descompensación aguda los síntomas consisten en letargia, vómitos, deshidratación y coma.


El diagnostico se sospecha por los síntomas y se comprueba mediante la determinación de los niveles de glucosa en sangre que están elevados. Es preciso tener en cuenta que los resultados a veces no son totalmente fiables, pues el gato puede presentar en ocasiones hiperglucemia por estrés.


El tratamiento se basa en la administración de insulina una o dos veces al día y una alimentación especial rica en proteínas y baja en hidratos de carbono, es recomendable combatir el sobrepeso controlando la ingesta y procurar que el animal realice ejercicio físico diariamente.

*Artículo extraido de la guía de Mundo Canino y Felino que se entregará en el curso. 

 Sitios recomendados para la colocación subcutánea de insulina 


                                          

domingo, 28 de junio de 2015

INMUNIZACIONES (VACUNAS)




Las vacunas son un preparado de antígenos que una vez dentro del organismo provoca la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera, en algunos casos, cierta memoria inmunitaria produciendo inmunidad transitoria frente al ataque patógeno correspondiente.


Las vacunas son el principal logro de la investigación biomédica y una de las principales causas de la mejora de la salud y la calidad de vida del ser humano y de los animales.


Las vacunas se obtienen a partir de un procedimiento por el cual se inactiva o debilita el microorganismo que causa la enfermedad. 

Cuando la vacuna se administra a una persona o animal hace que el cuerpo lo reconozca y produzca defensas contra la enfermedad. Si la persona o mascota  entra en contacto con el microorganismo para el cual fue vacunada, las defensas se encargarán de protegerlo para que  la enfermedad  sea leve.


Las vacunas para perros son una de las herramientas de la medicina preventiva más eficaces para proteger a las mascotas o animales domésticos de enfermedades que, inclusive, pueden costarles la vida.


Las vacunas para perros deben aplicarse en cachorros o perros adultos sanos, ya que funcionan estimulando una respuesta del organismo como si fuera una enfermedad real, para que produzcan anticuerpos que protejan al perro contra los virus o bacterias que se desea proteger.


Una vez que se aplican las vacunas estos pueden  tardan aproximadamente varios días para proteger y en muchos casos una sala vacuna en cachorros no es suficiente, por esta razón se deben aplicar refuerzos para garantizar que la mayoría de los cachorros están realmente protegidos.


Calendario de vacunas para perros


En el calendario inicial de vacunas para cachorros, la recomendación es emplear dos y hasta tres aplicaciones de la misma vacuna para poder considerar que los cachorros quedarán protegidos, teniendo en cuenta que, a pesar de aplicar inclusive varios refuerzos de una misma vacuna para perros, ésta no siempre podrá crear una protección igual en cada ejemplar, ni una protección total; la respuesta a la enfermedad dependerá de diversos factores como: la calidad del material biológico, el cuidado de este producto por parte de quien las aplica (mantener siempre en refrigeración y sin luz directa), así como la respuesta de cada individuo.


El inicio del calendario de vacunas en cachorros puede ser variable, dependiendo del nivel de anticuerpos que tenga la madre, es decir, si la madre fue vacunada muy cerca del momento de la cruza lo más probable será que los cachorros adquieran una buena protección, en tal caso, se podrá comenzar la vacunación aproximadamente entre los dos y tres meses; en cambio, si la madre murió en el parto o no fue vacunada en los meses previos, los cachorros podrán comenzar con la aplicación de vacunas para perros al mes y medio de edad, esto lo debe decidir el veterinario dependiendo de éstas y otros factores.


IMPORTANTE: Si acabas de adoptar un perro de mascota seguro estarás deseando sacarlo al parque enseñárselo a tus amigos y conocidos. ¡Cuidado! Debes tenerlo en casa hasta que haya recibido todas las vacunas y este protegido. Al sacarlo y ponerlo en contacto con otros perros, o lugares frecuentados por estos, estará expuesto a enfermedades y por el momento no está inmunizado.


Es bueno que tu mascota esté en contacto con el mundo exterior, para acostumbrarse a la gente y al ruido de la calle, pero evita en todo momento exponerlo innecesariamente. 

Bastará con que lo pasees en brazos o, si puedes, lo lleves a un jardín particular donde no haya perros. Tu cachorro está perdiendo la inmunidad que le daba la leche materna y por sí mismo no está preparado para hacer frente a estas enfermedades.


Al adquirir (adoptar) un perro es recomendable acudir al veterinario para que se realice su primera evaluación (examen físico, signos vitales, historia clínica, etc.) y él le indicará es esquema de vacunación correspondiente y le hará entrega de su tarjeta de control de vacunación, donde igualmente se indicará talla, peso y otra característica en particular.


Hasta que tu cachorro haya recibido la última vacuna extrema las precauciones. Respeta el calendario de vacunación y no intentes ponérselas antes de tiempo. Vas a tener mucho tiempo para disfrutar de él.  


La rabia es una enfermedad muy peligrosa ya que puede trasmitirse al ser humano. Es altamente recomendable aunque no sea obligatoria, (en España no es obligatorio para perros residentes en la Comunidad Autónoma Vasca por considerarse erradicada en esta zona, pero... si te lo llevas de vacaciones a cualquier otra región ¿quién te asegura que no pueda exponerse a esta enfermedad?).


Por eso es muy importante que cada año le pongas las vacunas. Tienes que proteger la salud de tu perro y la de tu familia.


La vacunación de nuestras mascotas resulta fundamental para resguardar las óptimas condiciones de salud de éstas. Existen varias patologías que se presentan con una alta frecuencia en clínica y que pueden ser evitadas gracias a las vacunas.


Al nacer un cachorro de una madre vacunada hace menos de un año, recibe a través del calostro anticuerpos suficientes como para combatir una enfermedad determinada. Así, si un agente infeccioso, supongamos Parvovirus, se presenta ante un cachorro de 4-5 semanas de vida, habiendo tomado éste calostro de una madre debidamente vacunada y no siendo un contacto demasiado grande, debiese resistir bastante bien un cuadro subagudo o sin manifestación alguna.


Si, por el contrario, sin presencia de enfermedad, decidimos aplicar vacunas para perros a un cachorro pequeño, con las mismas 4-5 semanas de vida, no haremos más que consumir los anticuerpos maternos, generando escasa o nula protección (no generará sus propios anticuerpos).


Por ello, no hay que confiar en personas inescrupulosas que venden o regalan cachorros de un mes de vida argumentando que tienen ya la primera vacuna. Eso no puede ser cierto y, si lo es, o tienen más de la edad que dicen o aplicaron erradamente una dosis de vacuna, generando un real riesgo en el cachorrito.

Material informativo extraido de la guía que se entregará en el curso.

*En el Curso de Mundo Canino se hará explicación detallada del esquema de vacunación como la Sextuple, Octuple, Antirrábica, Giardiasis, etc. 



CURSO PARA ASISTENTES DE VETERINARA

                 






jueves, 25 de junio de 2015

LEPTOSPIROSIS




En medicina humana y veterinaria, la Leptospirosis (también conocido como enfermedad de Weil o ictericia de Weill ) es una enfermedad febril producida por la Leptospira interrogans, de la familia Leptospiraceae, que afecta a humanos y un amplio rango de animales, incluyendo a mamíferos, aves, anfibios, y reptiles. 

Los principales síntomas en la mayoría de los casos son fiebre, cefalea, dolores musculares, articulares y óseos, ictericia, insuficiencia renal, hemorragias y afectación de las meninges. Es una enfermedad zoonótica, manifestándose principalmente en épocas de lluvias e inundaciones y de amplia distribución mundial.


La Leptospirosis es una zoonosis que padecen varios animales domésticos y salvajes; varía desde una afección inaparente hasta una enfermedad mortal. Las infecciones humanas aparecen por contacto directo con orina o tejidos de animales infectados, o bien de forma indirecta, por contacto con agua o tierra contaminadas. Las puertas de entrada habituales en el hombre son la piel erosionada y las mucosas expuestas. La infección aparece a cualquier edad. 

La Leptospirosis puede ser una enfermedad profesional (granjeros, trabajadores de cloacas), pero la mayoría de los pacientes se exponen de manera accidental durante actividades recreativas (por ejemplo nadar en agua contaminada). Otras fuentes son los perros y las ratas.


La Leptospirosis es una de las zoonosis más comunes y un importante problema de salud pública. La infección es comúnmente transmitida a humanos cuando el agua que ha sido contaminada por orina animal se pone en contacto directo con lesiones en la piel, ojos o por las mucosas.


Epidemiología 

La Leptospirosis esporádica, se acompaña de contacto del ser humano con entornos contaminados en diversos sitios: en el trabajo (veterinarios, limpiadores de cloacas, trabajadores del aseo urbano, etc.), en callejones y barriadas pobres y desagües, durante viajes de aventura, y otras actividades sin relación laboral, al aire libre, y durante ejercicios de entrenamiento militar en regiones endémicas. 

La infección por leptospira no se produce por inhalación, y la leptospirosis es una causa inusual, de infección adquirida en el laboratorio.


Patogenia

El microorganismo entra en el huésped por lesiones en la piel o por las mucosas, después de una multiplicación transitoria en partes del cuerpo acaba estableciéndose en el riñón e hígado, transmitiéndose a otros huéspedes mediante el contacto con la orina del individuo infectado.


La infección se produce por contacto directo con la orina o los tejidos del animal infectado o por medio del agua o el suelo contaminado. Se observa ictericia, hemorragia cutánea, fiebre, escalofríos y dolor muscular. Tiene una mortalidad muy elevada.


Cuadro clínico
  
El período de incubación es de 7-12 días (máximo de 2 a 20 días). En esta primera fase la enfermedad se muestra con síntomas similares a los del resfriado común, una presentación clínica que es muy similar al dengue, fiebre amarilla, malaria, influenza y muchas otras enfermedades tropicales, caracterizada por fiebre, dolor de cabeza y dolor muscular, haciendo que ese período inicial sea difícil de diagnosticar y orientar un tratamiento oportuno.


Luego de esta fase y de un periodo sin molestias, puede seguir una fase de mayor gravedad de la enfermedad, dependiendo del grupo serológico bacteriano, presentándose otros síntomas como: irritación conjuntival, irritación meníngea, rigidez de nuca, insuficiencia renal, ictericia, hemorragias intestinales o pulmonares, arritmia o insuficiencia cardíaca o dificultad para respirar.


Los animales que se tratan o que desarrollan una respuesta inmune adecuada, suelen sobrevivir, pero si no se tratan suelen desarrollar enfermedad renal y hepática crónicas. Puede darse en animales de cualquier edad, sexo o raza, y no siempre produce síntomas.


La infección puede ser más o menos aguda y en general algunos de los síntomas que pueden aparecer son falta de apetito (no comen ni beben), depresión, fiebre, vómitos y hemorragias, lo que puede conducir a la muerte. En casos menos agudos, puede llegar a producir alteración hepática y renal, junto con conjuntivitis y signos respiratorios (tos, dificultad respiratoria, etc.). Si superan esta infección, pueden desarrollar alteraciones hepática y renal crónicas.

*Artículo extraido de la guía de Mundo Canino que se entregará en Mérida (Diagnóstico y tratamiento el día del curso)

PREVENCIÓN

Será publicado en este espacio la próxima semana.           
Gracias




sábado, 20 de junio de 2015

PERRO MESTIZO




Un “perro mestizo”, de “raza mixta” es un perro que no pertenece a ninguna raza reconocida por organizaciones de criadores y que es resultado de una crianza no selectiva.


Se denomina perro mestizo al perro sin pedigrí, cuya ascendencia es generalmente desconocida, que tiene características de dos o más tipos de razas, o es descendientes de poblaciones de perros salvajes o callejeros.


A diferencia de los perros mestizos, sin embargo, los perros productos de cruza de razas son el producto de selección artificial, por lo que se deduce fueron criados intencionalmente por los seres humanos para la obtención de ciertas características, mientras que el término "mestizo" se refiere específicamente a los perros que se desarrollan por selección natural, sin la intervención prevista de los seres humanos, estos perros suelen ser "perros callejeros".


Apariencia


Cuando perros de distinta raza se mezclan, su descendencia manifiesta una amplia variedad de apariencias, algunos se asemejan más a una raza que a otra, mientras que algunos otros exhiben claramente características de ambas. Sin embargo, sí los ejemplares siguen entrecruzando, en las generaciones posteriores poco a poco se irán homogenizando sus características hasta un aspecto más o menos similar.


El American Kennel Club no reconoce el uso de pruebas de ADN para determinar la raza, por ello establecen un estándar fisionómico y morfológico para cara raza.


En las exposiciones caninas, donde se evalúa la conformación de los perros a un estándar de la raza, los perros mestizos normalmente no pueden competir. Para perros de raza pura, sus características físicas son juzgadas contra un único estándar de raza.




Salud


La teoría del vigor híbrido sugiere que como grupo, los perros con una variedad ancestros serán más saludables que sus contrapartes de raza pura. Ya que en los perros de raza pura, se realiza la cruza intencional entre ejemplares de aspecto muy similar, lo que a lo largo de varias generaciones produce animales que llevan muchos de los mismos alelos, algunos de los cuales son perjudiciales, particularmente si los criadores no han procurado evitar la consanguinidad (endogamia).


Es un consenso entre especialistas que los perros de raza pura y de raza mixta son igualmente susceptibles a la mayoría de las enfermedades no genéticas, como rabia, moquillo, las lesiones y la infestación por parásitos externos e internos.


El Kennel Club (Reino Unido) organiza un show canino llamado “Scruffts” abierto sólo para perros de razas mixtas en el que los perros son juzgados por su carácter, la salud y el temperamento.


Ventajas y desventajas


-El aspecto al madurar y el comportamiento y futuras formas de manejo pueden ser más predecibles en los cachorros de raza pura que los cachorros de razas mezcladas.


-Aunque varios estudios señalan que los perros de raza mixta tienen una ventaja para la salud. Un estudio alemán concluye que "mestizos requieren menos tratamiento veterinario".[] Estudios realizados en Suecia han encontrado que "los perros mestizos son menos propensos a muchas enfermedades que el perro de raza promedio" y, en referencia a las tasas de mortalidad, "los perros mestizos consistentemente se encuentran en la categoría de bajo riesgo".


-Investigaciones realizadas en Dinamarca también sugieren que los ejemplares de razas mezcladas tienen una mayor longevidad en promedio en comparación con perros de raza pura.


-No todos los dueños de perros aprecian los perros mestizos. Algunos propietarios valoran el pedigrí de un perro como un símbolo de estatus y, por tanto, los perros de raza mixta no tienen ningún uso, mientras que otros aprecian o tienen un vínculo emocional con los rasgos físicos o de comportamiento de ciertas razas, existe la creencia errónea de que un pedigrí significa un perro tendrá rasgos superiores de personalidad y de salud.



*Material informativo extraido de la guía del Curso de Mundo Canino